PET-CT, auxiliar ideal para el diagnóstico de cáncer
PET-TC, auxiliar ideal para el diagnóstico de cáncer
enero 31, 2019
Drenaje Percutáneo de Abscesos, procedimiento ambulatorio y de recuperación pronta
Drenaje Percutáneo de Abscesos, procedimiento ambulatorio y de recuperación pronta
febrero 7, 2019

40% de los casos de cáncer son prevenibles

40% de los casos de cáncer son prevenibles

El 4 de febrero se conmemora el Día Mundial Contra el Cáncer, fecha en que las organizaciones y personas alrededor del mundo hacen conciencia sobre este padecimiento, a fin de fortalecer las acciones de prevención y control de esta enfermedad en favor de la salud; es por ello que el Hospital San José de Querétaro comparte esta información contigo.

De acuerdo a cifras de la organización World Cancer Day, esta enfermedad provoca cada año la muerte de 9,6 millones de personas, siendo la segunda causa de fallecimiento en el mundo; esta cifra supera las muertes por VIH/SIDA, malaria y tuberculosis en conjunto al año.

Hasta un 65 por ciento de estas pérdidas se presenta en países en vías de desarrollo o subdesarrollados. Se calcula que el coste económico anual total del cáncer es de alrededor de 1,16 billones de USD.

El Instituto Nacional de Cancerología (INCan) estima que fortaleciendo la atención médica primaria en padecimientos de cáncer, hasta 4 de cada 10 casos pueden ser prevenibles mediante estrategias de detección temprana y tratamiento oportuno, adecuadas a los recursos.

¿Qué es el cáncer?

El cáncer es una enfermedad que se presenta cuando los cambios que se producen en un grupo de células normales del organismo generan un crecimiento anómalo e incontrolado que da lugar a un bulto llamado tumor; esto ocurre con todos los cánceres, a excepción de la leucemia (cáncer de la sangre).

Si no se tratan, los tumores pueden crecer y diseminarse por el tejido normal circundante o a otras partes del organismo a través de la corriente sanguínea y del sistema linfático y pueden afectar al aparato digestivo, al sistema nervioso y al aparato circulatorio, o liberar hormonas que tal vez afecten a las funciones del organismo.

Existen diversos tipos de cáncer, aunque son 5 los principales tipos de acuerdo al tipo de célula de donde se originan:

Carcinoma

Cáncer que se origina a partir de las células epiteliales (el revestimiento celular que ayuda a proteger los órganos o que los rodea). Los carcinomas pueden invadir los tejidos y los órganos circundantes y formar metástasis en los ganglios linfáticos y en otras zonas del organismo. Las formas de cáncer más frecuentes dentro de esta categoría son.

•             El de pulmón

•             El de hígado

•             El colorrectal

•             El de estómago

•             El de mama.

Sarcoma

Un tipo de tumor maligno del hueso o de las partes blandas (grasa, músculo, vasos sanguíneos, nervios y otros tejidos conjuntivos que proporcionan sostén a los órganos y los rodean). Las formas más frecuentes de sarcoma son:

•             Leiomiosarcoma

•             Liposarcoma

•             Osteosarcoma.

Linfoma y mieloma

El linfoma y el mieloma son cánceres que se originan en las células del sistema inmunitario. El linfoma es un cáncer del sistema linfático, que recorre todo el organismo, así que puede aparecer en cualquier parte. El mieloma (o mieloma múltiple) comienza en las células plasmáticas, un tipo de leucocito que produce anticuerpos para ayudar a combatir las infecciones. Se trata de un cáncer que puede afectar a la capacidad de las células para producir anticuerpos con eficacia.

Leucemia

La leucemia es un cáncer de los leucocitos y de la médula ósea, el tejido que forma glóbulos sanguíneos. Existen varios subtipos; los más comunes son:

•             Leucemia linfocítica

•             Leucemia linfocítica crónica.

Cánceres cerebrales y de la médula espinal

Se conocen como cánceres del sistema nervioso central. Algunos son benignos, pero otros pueden crecer y diseminarse.

Factores de riesgo del cáncer

Se clasifican en dos tipos, modificables y no modificables:

Modificables

Alcohol –El alcohol puede aumentar el riesgo de seis tipos de cáncer: de colon (colorrectal), de mama, de boca, de faringe y de laringe (de boca y de garganta), esofágico, de hígado y de estómago.

Sobrepeso y obesidad –  El exceso de peso se ha relacionado con un mayor riesgo de desarrollar 12 tipos diferentes de cáncer, incluidos el colorrectal y el pancreático. En general, cuanto más aumente el peso, en particular en el caso de los adultos, mayor es el riesgo de cáncer.

Alimentación y nutrición – Según los expertos, la alimentación y la ingesta nutricional, sobre todo en el caso de las dietas con mucha carne roja, carne procesada y alimentos con sal y con poca fruta y verdura, repercuten en el riesgo de cáncer.

Actividad física – La actividad física habitual no solo ayuda a reducir el exceso de grasa corporal y el riesgo de cáncer asociado, sino que mantenerse activo físicamente puede ayudar a minimizar el riesgo de desarrollar cáncer de colon, de mama y de endometrio [5].

Tabaco – El humo del tabaco contiene al menos 80 sustancias diferentes que causan cáncer (carcinógenos). Al inhalar el humo, las sustancias químicas entran en los pulmones, acceden a la corriente sanguínea y recorren el organismo. Por eso, fumar o mascar tabaco no solo causa cáncer de pulmón y de boca, sino que también se asocia a muchos otros cánceres.

Radiación ionizante – Las fuentes de radiación artificiales pueden causar cáncer y suponen un riesgo para los trabajadores. La exposición prolongada y sin protección a la radiación ultravioleta del sol, las lámparas solares y las camas bronceadoras también puede causar melanoma y neoplasias malignas en la piel.

Riesgo en el lugar de trabajo – Algunas personas se arriesgan a exponerse a sustancias carcinógenas debido al trabajo que desempeñan.

Infección – Alrededor del 70 % de los cánceres de cuello de útero se debe a infecciones por el virus del papiloma humano (VPH) mientras que el cáncer de hígado y el linfoma no hodgkiniano pueden ser consecuencia del virus de la hepatitis B y de la hepatitis C[12], y los linfomas están relacionados con el virus de Epstein-Bar.[13]

Una parte de los cánceres puede ser causada por una infección viral.

Peso corporal, dieta y actividad física – Los expertos en cáncer estiman que mantener un peso saludable, hacer cambios hacia una dieta más saludable y realizar actividad física regularmente puede evitar aproximadamente una de tres muertes por cáncer. También se sabe que la alta ingesta de carne roja y procesada y la baja ingesta de frutas y vegetales frescos incrementan el riesgo de padecer cáncer.

Factores no modificables

Edad – La prevalencia de muchos tipos de cáncer aumenta con la edad. Cuantos más años viven las personas, mayores son la exposición a los agentes carcinógenos y el tiempo del que se dispone para que se produzcan cambios o mutaciones genéticas en sus células.

Sustancias que producen cáncer (carcinógenos) – Los genes son los mensajes codificados del interior de la célula que le indican cómo comportarse (es decir, qué proteínas fabricar). Las mutaciones o las modificaciones del gen, como los daños o las pérdidas, pueden alterar el comportamiento de la célula. Algo que daña una célula, cambia su comportamiento y aumenta las probabilidades de que se vuelva cancerosa se denomina “carcinógeno”.

Genética – Algunas personas, por desgracia, nacen con un riesgo alto, que se hereda genéticamente, de padecer un cáncer concreto («predisposición genética»). Esto no significa que vayan a desarrollar ese cáncer seguro, pero la predisposición genética aumenta las probabilidades.

Sistema inmunitario – Las personas con el sistema inmunitario debilitado se exponen a un mayor riesgo de desarrollar algunos tipos de cáncer. En este grupo se incluyen las personas que se han sometido a trasplantes de órganos y toman medicación para deprimir su sistema inmunitario y detener el rechazo del trasplante, así como las personas con VIH o sida, o con otras enfermedades que reducen la inmunidad ante las enfermedades.

Signos y síntomas del cáncer

Los signos y los síntomas son señales de lesión, enfermedad o dolencia: señales de que algo no está bien en el cuerpo.

Estos dependerán de la localización del cáncer, cuán grande es, así como de qué tanto afecta a los órganos o los tejidos. Si un cáncer se propaga (hace metástasis), entonces los signos o síntomas pudieran aparecer en diferentes partes del cuerpo.

Entre los signos y síntomas generales del cáncer se encuentran:

Pérdida de peso inexplicable

La mayoría de las personas con cáncer experimentará pérdida de peso en algún momento, sin razón aparente; esto ocurre con más frecuencia en caso de cáncer de páncreas, estómago, esófago o pulmón.

Fiebre

La fiebre es muy común en los pacientes que tienen cáncer, aunque ocurre con más frecuencia después que el cáncer se ha propagado del lugar donde se originó. Esto especialmente en personas con cáncer que afecta al sistema inmunológico o toma tratamientos que lo deprimen.

Cansancio

El cansancio es un agotamiento extremo que no mejora con el descanso, puede ser un síntoma importante a medida que el cáncer progresa.

Dolor

El dolor puede ser un síntoma inicial de algunos cánceres, tales como el cáncer de los huesoso el cáncer testicular. Un dolor de cabeza que no desaparece o que no se alivia con tratamiento puede ser un síntoma de un tumor cerebral. El dolor de espalda puede ser un síntoma de cáncer de colon, recto u ovario. Con más frecuencia, el dolor debido al cáncer significa que ya se propagó del lugar donde se originó (metástasis).

Cambios en la piel

Estos signos y síntomas incluyen:

•             Oscurecimiento de la piel (hiperpigmentación).

•             Coloración amarillenta de la piel y de los ojos (ictericia).

•             Enrojecimiento de la piel (eritema).

•             Picazón (prurito).

•             Crecimiento excesivo de vello.

Además, existen un conjunto de síntomas y signos específicos de diversos tipos de cáncer de acuerdo a su origen, localización o tamaño.

Cáncer en México

De acuerdo a datos del INCan, en México, dentro de las enfermedades no transmisibles, el cáncer es la tercera causa de muerte, con una incidencia alta en la población económicamente activa -entre 40 y 50 años-, lo que causa una pérdida de productividad pronosticada en los 70 mil millones de pesos por incapacidad y por el aumento prematuro de los tumores malignos en pacientes jóvenes.

Para 2020 los casos de cáncer, derivados de los factores de riesgo como estilos de vida poco saludables y el envejecimiento de la población, podrían alcanzar la cifra de un millón 200 mil.

Medidas de prevención del cáncer

Más de un tercio de todos los cánceres puede evitarse reduciendo la exposición a factores de riesgo como el tabaco, la obesidad, la inactividad física, las infecciones, el alcohol, la contaminación ambiental, los carcinógenos asociados con el trabajo y la radiación.

La prevención de determinados tipos de cáncer también puede ser efectiva mediante la vacunación frente al virus de la hepatitis B (VHB) y frente al virus del papiloma humano (VPH), que contribuyen a la protección frente al cáncer de hígado y de cuello uterino, respectivamente.

Algunas de las medidas más recomendadas por especialistas son:

1.            Conozca sus antecedentes familiares

2.            Mantenerse alejado del tabaco

3.            Protegerse adecuadamente del sol

4.            Comer bien y hacer ejercicio

5.            Protéjase mediante vacunación de Hepatitis y del VPH

6.            Acuda a su médico al menos cada 6 meses para valoración

7.            Realícese exámenes y pruebas de laboratorio e imagen al menos una vez por año

También es importante seguir las guías para las pruebas de detección recomendadas, las cuales son útiles para detectar ciertos tipos de cáncer en sus etapas iniciales.

Guías para la detección temprana del cáncer

Estas pruebas son usadas para detectar el cáncer antes de que la persona presente síntomas.

Cáncer de seno (mama)

  • Las mujeres de 40 a 44 años de edad deberán contar con la opción de comenzar sus exámenes anuales para la detección de cáncer de seno mediante mamogramas (radiografías de los senos) en caso de que así lo deseen.
  • Las mujeres de 45 a 54 años deben someterse a un mamograma cada año.
  • Las mujeres de 55 años en adelante deberán cambiar a un mamograma cada 2 años, o bien, pueden optar por continuar con su examen de detección anualmente.
  • Los exámenes de detección deben continuar siempre y cuando la mujer se encuentre en buen estado de salud y se espera que viva 10 años o más.
  • Toda mujer debe estar familiarizada con los beneficios, limitaciones y daños potenciales conocidos y relacionados con los exámenes de detección del cáncer de seno.

Cáncer de colon y de recto, y pólipos

  • Para las personas en riesgo promedio de padecer cáncer colorrectal se recomienda comenzar las pruebas de detección periódicas a la edad de 45 años. Esto se puede hacer con una prueba sensible para detectar signos de cáncer en las heces fecales (excremento) de una persona, o con un examen para observar el colon y el recto (un examen visual). 

Consulte con su médico sobre las pruebas que pueden ser buenas opciones para usted, y con un representante de su seguro médico acerca de la cobertura.  Lo más importante es hacerse la prueba, independientemente de la prueba que escoja.

Si se encuentra en buen estado de salud, debe continuar haciéndose las pruebas de detección en forma periódica hasta los 75 años.

Cáncer de cuello uterino

  • Las pruebas para detectar el cáncer de cuello uterino deben comenzar a partir de los 21 años de edad. Las mujeres menores de 21 años no deberán someterse a las pruebas.
  • Las mujeres entre los 21 y los 29 años de edad deberán hacerse una prueba de Papanicolaou cada 3 años. La prueba del VPH no debe emplearse para este grupo de edad, salvo que sea requerida tras un resultado anormal en la prueba de Papanicolaou.
  • Las mujeres entre los 30 y 65 años de edad deberán hacerse una prueba de Papanicolaou junto con una prueba del VPH (referido como “prueba conjunta”) cada 5 años. Este es el enfoque preferido, aunque está bien hacerse una prueba de Papanicolaou sola cada 3 años.
  • Las mujeres mayores de 65 años de edad que se hayan sometido a exámenes regulares de detección de cáncer de cuello uterino en los últimos 10 años con resultados normales no deben someterse a pruebas de detección del cáncer de cuello uterino.
  • Toda mujer que haya sido vacunada contra el VPH deberá continuar las recomendaciones sobre las pruebas de detección para su grupo de edad.
  • Puede que algunas mujeres requieran un programa de pruebas de detección del cáncer de cuello uterino diferente debido a su historial clínico (infección con el VIH, trasplante de órgano, exposición a la sustancia química DES, etc.). Consulte con su profesional de la salud acerca de su historial médico.

Cáncer de endometrio (revestimiento uterino)

Al presentarse la menopausia, todas las mujeres deben ser informadas de los riesgos y los síntomas del cáncer endometrial. Las mujeres deben informar a sus médicos si presentan cualquier sangrado o manchado vaginal inesperado.

Puede que algunas mujeres, debido al historial que presenten, necesiten considerar una biopsia endometrial cada año. Por favor, consulte con su profesional de la salud acerca de su historial médico.

Cáncer de pulmón

Se recomienda una tomografía computarizada de baja dosis cada año como prueba de detección del cáncer de pulmón para ciertas personas en alto riesgo de padecer este cáncer que cumplan las siguientes condiciones:

  1. Tienen de 55 a 74 años y están relativamente bien de salud
  2. Fuman o dejaron de fumar en los últimos 15 años
  3. Tienen un historial de haber fumado por lo menos el equivalente a una cajetilla (paquete) de cigarrillos por día durante 30 años.

Antes de hacerse la prueba de detección, usted debe consultar con su doctor acerca de:

  • Su riesgo de cáncer de pulmón
  • Cómo dejar de fumar, si todavía fuma
  • Los posibles beneficios, límites, y daños que conlleva hacerse la prueba de detección del cáncer de pulmón
  • Dónde puede hacerse la prueba de detección

Además, debe comunicarse con un representante de su seguro médico para que se informe sobre su cobertura de salud.

Cáncer de próstata

Se recomienda que los hombres consulten con los doctores para tomar una decisión basada en información sobre si deben o no someterse a las pruebas de detección para el cáncer de próstata. Los hombres no deben hacerse las pruebas sin enterarse primero sobre lo que se conoce y lo que no se conoce sobre los riesgos y los posibles beneficios de las pruebas y el tratamiento.

  • A partir de los 50 años de edad, los hombres deben hablar con su médico sobre las ventajas y desventajas de someterse a las pruebas, para que puedan determinar si someterse a las pruebas es la decisión correcta para su caso.
  • Si es un hombre de piel oscura o si tiene un padre o hermano que haya sido diagnosticado con cáncer de próstata antes de los 65 años, usted deberá consultar con su médico sobre este asunto a partir de los 45 años.
  • Si decide someterse a los exámenes de detección, debe hacerse una prueba de sangre del antígeno prostático específico (PSA, por sus siglas en inglés) que puede o no estar acompañada de un examen rectal. La frecuencia con la que se realizan estas pruebas dependerá de sus niveles de PSA.

Recuerde, el cáncer es prevenible

A nivel global, la mayoría de los cánceres puede detectarse de manera temprana. Cuando un cáncer se detecta en una fase temprana —y se combina con un tratamiento adecuado—, la posibilidad de sobrevivir más de cinco años es mucho más elevada que cuando se detecta en una fase posterior en la que el tumor se ha extendido y la enfermedad está más avanzada.

Por ello le invitamos a que:

  • Tome control de su salud y reduzca su riesgo de cáncer
  • Evite todas las formas de tabaco
  • Logre y mantenga un peso saludable
  • Manténgase activo realizando actividades físicas de forma habitual
  • Lleve una alimentación sana con muchas frutas y verduras
  • Limite la cantidad de alcohol (si es que consume alcohol)
  • Proteja su piel
  • Conozca sus riesgos, su historial médico y el de su familia
  • Acuda al médico rutinariamente para que le hagan revisiones médicas y pruebas para la detección del cáncer

Fuentes: SSA, American Cancer Society, World Cancer Day, Instituto Nacional del Cáncer

Compartir:
Español
 
A %d blogueros les gusta esto: