Lupus Eritematoso
80% del Lupus Eritematoso Sistémico se presenta en mujeres
noviembre 15, 2017
Tipos de diabetes y síntomas
Diabetes: una enfermedad de Salud Pública
febrero 2, 2018

¿Para qué sirve la prueba de esfuerzo?

prueba de esfuerzo

La prueba de esfuerzo es un estudio que se utiliza para diagnosticar la enfermedad arterial coronaria; ésta permite ver el funcionamiento del corazón durante el ejercicio. Durante la prueba de esfuerzo, también puede realizarse una ecocardiografía o pueden inyectarse radioisótopos en la corriente sanguínea. Con estos estudios es posible obtener más información sobre la estructura y el flujo sanguíneo del corazón.

 

Durante la prueba de esfuerzo, se llevan en el pecho pequeños discos de metal “electrodos”. Los electrodos están conectados a cables llamados «derivaciones» que a su vez están conectados a una máquina que tiene una pantalla de televisión que registra la actividad eléctrica del corazón. Esta pantalla también puede mostrar imágenes de un ecocardiograma de esfuerzo y una prueba de esfuerzo con isótopos. A través de ésta, los médicos pueden registrar los latidos del corazón mientras el paciente realiza ejercicio.

 

Antes de iniciar la prueba, los médicos registrarán su presión arterial y su pulso. Así como la actividad eléctrica del corazón antes de que comience a hacer ejercicio (lo que se denomina «ECG en reposo»). También, llevará puestos los electrodos durante el ejercicio y después del ejercicio.

En la prueba, le pedirán que camine sobre una banda. Cada 2 o 3 minutos, el especialista subirá la velocidad para simular la sensación de caminar, de esta manera podrá detectar cambios en el trazado del electrocardiograma y en los niveles de presión arterial, lo cual podría indicar que el corazón no está recibiendo suficiente oxígeno. Otros síntomas de enfermedad arterial coronaria incluyen dolor en el pecho o una falta de aliento desacostumbrada al hacer ejercicio.

Al termino de la prueba, se le indicará una fase de relajación durante la cual le pedirá que se acueste, se siente y descanse.

 

Fuente: Texas Heart Institute

Compartir:
Español
 
A %d blogueros les gusta esto: